Cómo pedir correctamente un aumento de sueldo: 7 reglas útiles

Cómo pedir correctamente un aumento de sueldo: 7 reglas útiles

Hablar con el jefe sobre un aumento de sueldo asusta a mucha gente. ¿Y si se niega o, peor aún, te despide por insolente? No hay que tener miedo. Discutir el salario es una práctica normal. Hemos reunido algunas reglas y consejos para ayudar a preparar la conversación y aumentar las posibilidades de un resultado exitoso.

1. Acordar el momento oportuno

Acertar con el momento oportuno es uno de los elementos clave para que la conversación sobre el salario tenga éxito. Un buen momento para esta conversación es el otoño y el invierno: la empresa está elaborando un presupuesto para el próximo año, por lo que será más fácil encontrar fondos extra para los aumentos salariales y anotarlos en los gastos.

Pero también hay que tener en cuenta otros factores:

  1. Asegúrate de que la empresa va bien económicamente. Si tus colegas han sido despedidos recientemente o se les ha informado de las bajas ventas en una reunión, es mejor que te abstengas;
  2. Asegúrate de que el jefe no está ahogado en tareas y está de buen humor. Probablemente sea el mejor momento para encontrar un supervisor con el ánimo adecuado (el viernes por la mañana);
  3. Asegúrate de que estás haciendo un buen trabajo. Si hace un mes estropeaste seriamente un plazo o hiciste una tarea con un error, probablemente no te suban el sueldo.

2. Reúna pruebas

No basta con pedir un aumento de sueldo. Seguramente tu jefe te pedirá que argumentes por qué mereces un aumento de sueldo.

Es importante preparar tus argumentos de antemano y respaldarlos con ejemplos concretos, preferiblemente con cifras. Unos buenos argumentos para pedir un aumento serían:

  • Superación del plan;
  • Ampliación de la lista de responsabilidades;
  • Incumplimiento grave de los salarios con las ofertas del mercado;
  • Casos de éxito e iniciativas que hayan aumentado los ingresos de la empresa o simplificado los procesos de trabajo.

3. No te dejes llevar por las emociones

La lástima, la ira y la frustración son argumentos cuestionables para un directivo. Es más probable que provoquen resentimiento y le hagan reconsiderar su actitud hacia ti.

Otras razones malas o cuestionables para un aumento de sueldo son:

  • Circunstancias personales difíciles, como una hipoteca o el nacimiento de un hijo. Un aumento de los gastos personales no indica un aumento del valor de su trabajo;
  • La duración del trabajo. Sin pruebas de tu contribución al éxito de la empresa, este argumento probablemente no tendrá mucho peso;
  • Un aumento del salario de un colega. Un supervisor puede argumentar con fuerza por qué él era merecedor de un aumento y tú aún no te lo has currado. Además, te tacharán de cotilla o envidioso, y esto no es bueno para la reputación;
  • Disposición a hacer más. No puedes garantizar resultados geniales por adelantado, y el jefe, al subirte el sueldo, no podrá devolverlo a su valor anterior sin motivo. Así que primero el caso, y luego hablar de una promoción.

Tampoco vale la pena chantajearle con su dimisión. El jefe no se tomará a la ligera una afirmación de este tipo, e incluso puede entregarte una carta de dimisión de inmediato. Utiliza ese argumento sólo si ya tienes una oferta real de otra empresa y estás pensando en irte allí sólo por el mayor salario. En este caso, es posible que el directivo acepte un aumento de sueldo para retener a un empleado valioso.

4. Determina el aumento que quieres

Es mejor acudir al jefe con una propuesta concreta, pues aumentará las posibilidades de que el resultado sea satisfactorio. Pero los sueños deben ser limitados: una petición de doble aumento de sueldo o de bonificación es demasiado ambiciosa. Pero puedes contar con un 10, 20 o 30%.

Para determinar la cifra real, trate de evaluar objetivamente su crecimiento profesional, su contribución al desarrollo de la empresa y los cambios en la cantidad de responsabilidades y carga de trabajo en comparación con el momento en que se le fijó el salario actual. También es útil comprobar las ofertas del mercado, para saber si realmente ganas menos que otros en tu profesión y en qué medida puedes pensar en un aumento.

5. Ensaya la conversación

Antes de la reunión con el jefe, prepara las respuestas a cualquiera de sus objeciones y preguntas, ensayándolas frente a un espejo. Esto te ayudará a no avergonzarte y a no explotar de emoción en caso de negativa.

Prepárate para la parte principal de la conversación. Debes empezar enseguida con el tema, las preguntas sobre las tareas actuales o hablar de temas distraídos sólo pueden aburrir al jefe. A continuación, enumera los argumentos recogidos, al principio no puedes entrar en detalles, sólo deja las cifras para responder a las objeciones y di la cantidad deseada del aumento.

6. No esperes un milagro

Por mucho que uno quiera conseguir un aumento, es imposible garantizar un resultado exitoso. Así que también hay que prepararse para el rechazo.

Antes de una conversación con el jefe no cuentes a tus compañeros tu iniciativa. No hay necesidad de chismes innecesarios, además de que uno de ellos puede pensar en su salario y por delante de usted. La posibilidad de que dos empleados reciban un aumento en un mes será menor.

Durante una conversación con tu jefe, no subas el tono, no chantajees ni amenaces con dimitir, no filtres información ni hagas malas críticas en Internet. Después podrás volver al trabajo tranquilamente y pensar qué hacer a continuación: seguir luchando por un aumento o empezar a buscar un nuevo puesto.

7. Averigua qué tienes que hacer para ascender

Aunque la conversación con tu jefe ahora no llegue a ninguna parte, puedes sacar algo de ella. Pregúntale qué acciones tienes que llevar a cabo y qué resultados tienes que mostrar para conseguir un aumento.

Anota los consejos y recomendaciones en un papel y elabora un plan de acción que te ayude a conseguir el resultado deseado. Y cuando alcances tus objetivos, vuelve a ver al jefe con las pruebas de crecimiento recogidas y vuelve a probar suerte. Si incluso esta vez obtienes un rechazo, es un motivo para pensar en lo realista que es conseguir un ascenso y si es el momento de publicar un anuncio en un sitio de búsqueda de empleo.


No more posts
No more posts