5 formas de afrontar inmediatamente la tensión y la presión

5 formas de afrontar inmediatamente la tensión y la presión

Los plazos, las situaciones de incertidumbre, la presión de jefes y clientes, la tensión, el estrés… todo ello presiona y empeora gravemente nuestros resultados. Pero las técnicas de emergencia para afrontar la tensión nos permitirán sacar el máximo partido a cada situación.

El famoso psicólogo Hendry Weisinger realizó un estudio de una década de duración que demostró que la tensión psicológica afecta negativamente al rendimiento. En su libro «How to Perform Under Pressure» (Cómo rendir bajo presión), describió 22 técnicas de emergencia para afrontar la tensión y la presión, y también desarrolló un «escudo de caballero» con varias cualidades importantes.

Te sugerimos que te familiarices con las cinco técnicas y empieces a aplicarlas ahora.

Técnica nº 1: Utilizar la navegación positiva

Todo el mundo sabe que es importante prepararse para el bien, pero pocas personas utilizan esta recomendación a diario. Intenta mantener una actitud positiva antes y durante una situación estresante. Sintoniza tu brújula interior con lo positivo. La preocupación desaparecerá por sí sola.

Para ello, habla en positivo. No utilices frases como: «Si consigo este puesto…», «Si conseguimos este cliente…». En su lugar, diga: «Cuando consiga este puesto, entonces…», «Cuando consigamos este cliente, entonces…». Acostúmbrate a expresarte de esta manera. Esta técnica resulta útil incluso si no te has preparado para un acontecimiento estresante.

Los beneficios de la navegación positiva se remontan a la evolución. De nuestros antepasados prehistóricos, sólo sobrevivieron los que pudieron experimentar un mínimo de ansiedad al resolver problemas.

Por alguna razón me acordé de una anécdota que encaja perfectamente con esta técnica:

– Capitán, ¿qué hacemos? ¡Estamos rodeados!

– Bien. Ahora podemos atacar desde todos los lados.

Sí, en tiempos de guerra el pánico puede costar vidas. No es de extrañar que las personas con una mentalidad positiva sobrevivieran más a menudo y transmitieran sus genes a sus descendientes. Incluso hoy en día, esta forma de pensar se ha convertido en un importante factor de éxito.

Técnica nº 2: Imaginar que la situación no es tan importante

Existe una ley psicológica: cuanto más importancia le damos a una situación, más nerviosos estamos y solemos meter la pata. Es la naturaleza humana. La preocupación afecta en gran medida a nuestro comportamiento. No realizamos bien ni siquiera las acciones básicas.

Imagina esto: un cirujano que realiza una operación a corazón abierto no pudo manejar su ansiedad porque su paciente era el alcalde de la ciudad. Y… lo mató. La operación terminó mal porque el médico no pudo hacer bien sus cosas habituales. Una situación horrible, ¿no?

Por supuesto, es un ejemplo ficticio, pero en todos los ámbitos hay situaciones similares en las que nuestra incapacidad para controlarnos nos lleva al desastre. Así que vale la pena adoptar el enfoque contrario.

Si una próxima presentación (reunión, charla, examen, juego, etc.) es muy importante para ti, mejor imagina que no lo es. Dígase a sí mismo: «Es sólo una presentación más». Y verás cómo se aleja la ola de ansiedad.

Técnica nº 3: Espere cualquier cosa

En vísperas de un día importante, imagine los acontecimientos más inesperados. Supón que mañana presentas un proyecto en el que llevas trabajando un año. ¿Qué puede salir mal y cómo vas a actuar?

Sueña con ello. Pregúntate cualquier cosa, incluso las preguntas más aparentemente increíbles:

  • «¿Y si me dan cinco minutos en lugar de media hora para mi discurso?»;
  • «¿Y si me olvido de la memoria flash para la presentación?»;
  • «¿Y si se me estropea el portátil o el proyector?»;
  • «¿Y si hay un tráfico terrible en la ciudad por la mañana?».

Esto es útil porque te prepara para la situación real.

El hecho es que la mayoría de nosotros reaccionamos de forma dolorosa ante acontecimientos inesperados. Esto es evidente en los eventos deportivos. «Simplemente ha perdido los nervios y no ha podido con ello», dicen los aficionados del jugador que no puede entrar en razón tras un mal gol al principio del partido y rompe todo el juego.

Para evitar que esto te ocurra, haz un ensayo mental. No olvides que la preparación sin un plan es una preparación para el fracaso.

Técnica nº 4: Intenta amar la tensión

Lo más fácil que puedes hacer es hacerte amigo del estado de tensión. Piensa que tienes la oportunidad de alcanzar cotas sin precedentes. Es una bendición que el destino te desafíe. En esta situación puedes mostrar al mundo quién eres, puedes mostrar tus talentos.

Weisinger recomienda pensar en la tensión como algo agradable y bueno:

¿Qué es para usted la tensión? ¿Es miedo y ansiedad o placer e intriga? ¿Estás de acuerdo en que son cosas diferentes? Como sabes, lo importante no es la situación en sí, sino cómo nos sentimos con ella. Tú tienes el poder de cambiar eso.

Intenta recordar más a menudo que la tensión psicológica es saludable. Piénsalo, visualízalo y repítelo a menudo.

Si te acuerdas de hacer esto con regularidad, serás inmune a las reacciones subconscientes inmediatas. Tu mente subconsciente estará preparada para cualquier tensión. Y cuando las cosas estén a punto de suceder, repítelo como un mantra para que el efecto sea mayor.

Técnica nº 5: Céntrate en tu misión

Todo lo que haces está subordinado a algún objetivo o sueño largamente perseguido.

Las personas que trabajan 12 horas al día no lo hacen porque les guste quedarse hasta tarde en la oficina. Quieren ganar dinero para comprar su propia casa, proporcionar a sus padres una vejez confortable y dar a sus hijos la mejor educación.

Las situaciones de tensión son el momento perfecto para recordar por qué empezaste todo.

Cuanto más claro sea tu objetivo principal en la vida, más fácil será hacer frente a la presión psicológica. Además, cuando estés centrado en tu misión, los pensamientos distractores y las influencias externas serán menos un obstáculo. No puedes pensar en todo al mismo tiempo.

Eso es todo, amigos. Domina estas técnicas y podrás deshacerte de tus ataques de ansiedad en el momento en que necesites rendir al máximo. Aprenderás a reducir la ansiedad y la preocupación, a estar más concentrado y a gestionar mejor tu comportamiento.


No more posts
No more posts