10 lecciones de Buda que hay que saber

10 lecciones de Buda que hay que saber

El Buda Shakyamuni fue un gran líder espiritual y fundador del budismo. En la mayoría de las tradiciones budistas se le considera el Buda Supremo o el Buda Completamente Perfecto. La palabra «Buda» se traduce como «despierto» o «iluminado».

Es la figura central del budismo. El Buda pertenece a las figuras conocidas por la historia de la humanidad en las que ésta alcanza su más alto desarrollo. Su carácter noble, su mente penetrante, su amor por la humanidad y su sabiduría lo convirtieron en objeto de culto para millones de personas.

Fue un filósofo, un sanador de almas y el fundador de una nueva religión. Sus discípulos y seguidores procedían de todas las clases sociales, desde mendigos hasta reyes. La religión que fundó se extendió desde China e India hasta América. Ha enriquecido la vida espiritual de millones de personas durante más de veinticinco siglos.

Las enseñanzas de Buda eran tan tolerantes y amables que la conversión al budismo no iba acompañada de persecuciones ni derramamiento de sangre. Los relatos de su vida, enseñanzas y principios monásticos fueron sistematizados y perpetuados por sus seguidores después de su muerte.

Así pues, aquí tienes 10 lecciones de Buda que debes conocer si quieres vivir una vida feliz.

1. Está bien empezar de a poco

El Buda dijo que la jarra se llena gradualmente, gota a gota. No puedes convertirte en el mejor en lo que haces de una vez, tienes que seguir aprendiendo; todo artesano fue alguna vez un aficionado.

Todos empezamos con algo pequeño, así que no descuides lo pequeño. Si eres constante y paciente, seguro que tendrás éxito. Nadie puede triunfar en una sola noche o en una semana: el éxito llega a los que están dispuestos a empezar poco a poco y a trabajar duro hasta que la jarra esté llena.

2. Nuestros pensamientos nos moldean. Nos convertimos en lo que pensamos

Todo lo que somos es el resultado de lo que pensamos sobre nosotros mismos. Si uno habla o actúa con malos pensamientos, es perseguido por el dolor. Sin embargo, si uno habla o actúa con intenciones puras, le sigue la felicidad, que, como una sombra, nunca le abandonará.

Buda dijo:

«Nuestra conciencia es lo más importante. La conciencia es lo que determina nuestro camino. Porque uno siempre se convierte en lo que piensa».

Para vivir bien tienes que llenar tu cerebro con los pensamientos «correctos». Tu pensamiento determina tus acciones; tus acciones determinan tus resultados.

El pensamiento correcto te dará todo lo que deseas; el pensamiento equivocado es el mal, que finalmente te destruirá.

Si cambias tu mente, cambiarás tu vida. El Buda dijo:

«Todas las transgresiones surgen de la mente. Si la mente cambia, ¿permanecerán las transgresiones?»

3. Perdonar los rencores

Cuando perdonas a los que te ofenden, cuando perdonas a los que están presos en la falta de perdón, te liberas de esa prisión.

El ser humano no puede reprimir a otros seres humanos sin reprimirse a sí mismo también. Si guardas rencor a los demás, te estás destruyendo a ti mismo. Así que aprende a perdonar. Y aprende a hacerlo rápidamente.

Si sientes que te han tratado injustamente, sólo tienes que seguir la siguiente fórmula:

Comprender => Pasarlo => Y dejarlo pasar.

4. Tus acciones son más importantes que tus palabras

No importa cuántos mandamientos leas, ni cuánto hables de ellos, todo será inútil si no los sigues.

Hay un dicho que dice que «las palabras no valen nada» y es cierto. Para desarrollarse, hay que actuar, y para desarrollarse rápidamente, hay que actuar todos los días. La gloria no caerá sobre tu cabeza. Otro sabio proverbio dice: «Dios da a cada pájaro un gusano, pero no lo echa en el nido».

El Buda dijo:

«No creo en el destino que se abate sobre las personas cuando actúan, pero sí creo en el destino que se abate sobre ellas cuando no hacen nada».

5. Intenta comprender el mundo tal y como es. Comprender todo es perdonar todo

La vida es lo que es. El mundo no te debe nada. Es inútil cambiar el mundo que nos rodea solos. Peor aún, discutiendo con el presente, sentimos ira, y dejamos de luchar por la verdad, empezamos a luchar sólo por nosotros mismos.

El Buda dijo:

«Primero intenta comprender a los demás y luego intenta ser comprendido».

Suena bonito, fácil de decir, pero ¡qué difícil es hacerlo!

Tienes que hacer todo lo posible por comprender el punto de vista de la otra persona. Cuando sientas ira, lucha contra esa ira. Escucha a los demás, intenta comprender su punto de vista, y encontrarás la paz interior y la sabiduría. Céntrate más en ser mejor persona, en ser más feliz, que en tener la razón.

6. El mayor enemigo del hombre en la vida es él mismo

Buda dijo:

«Es mejor vencer a uno mismo que ganar mil batallas. La persona que se derrota a sí misma es más fuerte que cualquier señor».

¿Por qué es así? Porque nuestros pensamientos suelen ser más perjudiciales para nosotros que las acciones de los demás. Nuestras deducciones erróneas nos llevan a un abismo aún mayor. Por eso es importante tener una mente clara y crítica.

Para vencernos a nosotros mismos, debemos aprender a controlar nuestra mente, nuestros pensamientos. No deben enfurecerse como las olas del mar.

Muchos de nosotros pensamos que no podemos controlar nuestros pensamientos. Esto no es cierto. El Buda dijo:

«No puedes evitar que un pájaro vuele sobre ti, pero sí puedes evitar que anide en tu cabeza».

Así que ahuyenta los pensamientos si no se ajustan a los principios de vida que quieres vivir.

7. Vive en armonía

Una de mis lecciones favoritas de Buda dice así:

«Nuestro corazón es como un jardín. Contiene tanto plantas nobles como malas hierbas. En este jardín pueden crecer el valor o el miedo, el resentimiento o el amor, la actividad o la pereza. Todo depende de las semillas que se siembren en él».

Es imposible llegar a ser una persona exitosa y feliz sin armonía en su interior. Y la armonía debe venir sólo del interior. No la busques en el exterior. No busques fuera algo que sólo puede estar en tu corazón. La verdad es que la armonía sólo se puede encontrar dentro de ti mismo.

La armonía de la vida no es un nuevo trabajo, un nuevo coche o un nuevo matrimonio… La armonía de la vida es el equilibrio de nuestra personalidad, y esta cosa es tan poderosa que con ella podemos hacer lo imposible, mover montañas.

8. Sé agradecido

Un error clave de la mayoría de las personas en la Tierra es no apreciar lo que tienen.

No es necesario juzgar el éxito de la vida sólo por el dinero. No tienes mucho dinero, pero tienes una bella apariencia. No tienes buena apariencia, pero tienes una familia e hijos maravillosos. No tienes familia e hijos, pero tienes buena salud. Tienes mala salud, pero sigues vivo, y tu vecino ya no está.

Todo el mundo tiene algo que agradecer al Universo. Así que no te enfades con el destino. Debes estar agradecido por lo que tienes y disfrutar de ello cada día.

Despierta con este pensamiento cada día, con cada amanecer. ¡Hay tanta belleza a tu alrededor! Siempre hay algo que merece la pena agradecer a Dios y al Universo, sólo tienes que entenderlo y dar las gracias. ¡Un corazón agradecido te hará grande!

9. Sé fiel a lo que sabes

Cada persona en la Tierra tiene su propia experiencia. Y muchas veces sucede que nivelamos nuestra propia experiencia siguiendo a otros.

Si no sigues tu instinto, tu experiencia, tu conocimiento, es probable que fracases en la vida. Esto ocurrirá no porque no hayas sabido actuar, sino porque has ignorado las señales que te daba tu mente.

He aquí la razón: asimilar información es bueno, pero también es mejor tener tus propias ideas y pensar con tu propia cabeza.

10. La felicidad no depende de quién seas o de lo que tengas

Depende únicamente de lo que pienses de todo ello.

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la diferencia entre «gustar» y «amar»? Buda tenía una opinión al respecto:

«Cuando te gusta una flor, la recoges y te la llevas a casa. Pero si amas una flor, no la recogerás, sino que la cuidarás y la regarás todos los días».

¿Sientes la diferencia? Si entiendes y te das cuenta de esto, comprenderás mejor las leyes de la felicidad en la vida.

Todo el mundo en la Tierra quiere ser feliz. Y la vida ofrece esas oportunidades, pero el camino de cada uno es diferente. Lo único que tienes que hacer es conocerte a ti mismo y elegir el camino correcto.

Como conclusión

En el centro de las enseñanzas de Buda está la afirmación de que la causa fundamental de todos nuestros problemas, fracasos y sufrimientos es nuestra ignorancia o desconocimiento. Espero que estos sabios dichos hagan tu vida un poco mejor, te hagan reflexionar sobre tus pensamientos y acciones, y te ayuden a mirar el mundo desde un ángulo diferente.


No more posts
No more posts