3 métodos para ganar fuerza rápidamente y aumentar los niveles de energía

3 métodos para ganar fuerza rápidamente y aumentar los niveles de energía

Todo el mundo está familiarizado con la sensación de fatiga y falta de energía, especialmente durante los periodos de mal tiempo o los brotes de infecciones víricas. Normalmente, este problema se soluciona descansando y durmiendo mucho. Pero cuando esta condición persiste y reduce significativamente la calidad de vida, es el momento de pensar en la salud del sistema nervioso.

La fatiga es un estado funcional del organismo con una disminución significativa de la energía, el rendimiento y la motivación que afecta al bienestar físico y mental de la persona. Por regla general, la fatiga persistente es un síntoma, no una condición independiente. En la mayoría de los casos, está causada por una combinación de problemas de estilo de vida, de salud y sociales.

En este artículo le hablaremos de 3 métodos para ganar fuerza rápidamente y aumentar los niveles de energía.

Primer método

Imagina en tu mente que una lluvia dorada cae sobre ti desde arriba. Puedes imaginar que cae directamente del cielo, o puedes imaginar que cae de una regadera. Lo que te resulte más cómodo. Esta es la lluvia de energía, sus chorros – la más pura energía natural dorada, que te lava completamente, desde la cabeza a los pies, todo tu cuerpo, llenando cada célula con su poder y fuerza.

Sientes este poder dorado vertiéndose en tus venas y arterias, en tu conciencia y en tu alma. Sientes como si expandiera tu cuerpo desde dentro. Sientes este tremendo poder. Te sientes cálido y cómodo. Permanezca en este estado durante unos minutos y luego salga de la meditación.

Segundo método

Siéntate en una silla, mantén la espalda recta y los brazos hacia abajo a lo largo del cuerpo. Concéntrate. Aprieta las manos en forma de puño, apretándolas todo lo que puedas. Respira lenta y profundamente y, al exhalar, con los dientes firmemente apretados, pronuncia una palabra: «¡Poder!».

Al hacerlo, aprieta aún más los puños. Y así: muchas veces, hasta que sientas esta fuerza en ti mismo. No aprietes los puños, sino el borde del asiento de la silla. Aprieta con firmeza.

A mí, por ejemplo, me ayuda más cuando me agarro a una silla, a los bordes de la misma. No sé por qué. Se tarda una media de 5 minutos. Si hay mucha debilidad, puede tardar algo más de un minuto.

Tercer método

Tienes que estar solo un rato y hacer un poco de meditación.

Imagínate a ti mismo como… una naranja dividida en rodajas de una base a otra, pero no hasta el final. Es decir, como hacemos a veces para la mesa de fiesta, en forma de flor, de rosa. Las rodajas de naranja, como pétalos, divergen en diferentes direcciones. Ese eres tú. Tomas estas rodajas, las levantas y las juntas. Juntarlas en un todo, una naranja.

Tienes que sentir ese momento: que vuelves a ser una naranja entera, no dividida. Entera y con su cáscara. Tienes que comprobar la integridad de la cáscara. Mírala en tu mente para ver si hay algún daño: grietas, cortes o manchas.

Si encuentras alguno, arréglalo inmediatamente: conéctalo, remiéndalo, ponle un parche, etc. Quédate en la imagen de la naranja entera durante un rato, arreglándola en ti mismo. Luego sal de la meditación. Se tarda de uno a cinco minutos en hacerlo todo. Si es necesario, un poco más tarde, se puede repetir la meditación.

Si es difícil trabajar con imágenes, entonces pronuncia esta meditación con palabras: un tono firme y seguro. Se puede decir mentalmente, se puede decir en voz alta. Ayuda a aumentar el nivel de energía, pero no durante mucho tiempo, como mucho durante unas horas. Es importante recordar que no es sólo una cuestión de tiempo, sino también una cuestión de tiempo.

Todos los métodos funcionan y han sido probados muchas veces. En diferentes momentos de la vida, uno ayuda más que el otro…

¡Te deseo mucha fuerza en esta vida!


No more posts
No more posts