¿Quién trabaja realmente más: el oficinista moderno o el siervo?

¿Quién trabaja realmente más: el oficinista moderno o el siervo?

A menudo se desvaloriza el trabajo de los oficinistas actuales: están sentados de 9 a 6, sólo pulsando las teclas del teclado, y cambiando papeles… Se cree que nuestra generación no trabaja tanto como la anterior (ya que los oficinistas y el plancton de las oficinas no trabajan físicamente, como lo hacían nuestros antepasados, que trabajaban en fábricas y campos durante 12-14 horas al día)…

Entonces, ¿quién «ara» más: nosotros hoy o nuestros antepasados no tan libres? Comparemos y analicemos.

Dormir y levantarse

Si el oficinista moderno es capaz de dormir continuamente durante ocho horas seguidas, el sueño del campesino no supone tal redundancia. Aunque los campesinos se acostaban temprano (se guiaban por las horas de luz -si no se veía nada, el trabajo había terminado, y bienvenidos a un banco acogedor), el sueño era «picado».

Hasta el siglo XIX no hubo relojes en la mayoría de las cabañas campesinas, por lo que se sabía que los gallos servían de orientación. Por lo general, eran la madre y sus ayudantes quienes se levantaban con el canto de estos últimos hacia las dos de la mañana: a esa hora había que poner la masa en el pan, para que a las cuatro o cinco de la mañana, cuando estaba prevista la subida principal, hubiera tenido tiempo de subir y estuviera apto para la cocción.

El oficinista moderno no tiene necesidad de interrumpir su sueño de esta manera, a menos que, por supuesto, tenga la suerte de tener un jefe. Los «afortunados» propietarios de un autócrata huidizo con la costumbre de llamar en mitad de la noche bien pueden sentirse como siervos en cuanto al sueño.

Jornada laboral y salario

Existe la opinión de que el campesino, que no tenía libertad personal, trabajaba, como en la famosa canción, de sol a sol y de oscuridad a oscuridad, pero los estudios históricos refutan este mito en su mayor parte. En verano, durante la llamada «temporada alta» (como la llamarían los oficinistas modernos) los siervos tenían que trabajar más, por supuesto, pero ni siquiera aquí prescindían de los descansos.

Mientras que en la oficina se podía contar con una pausa máxima de una hora para comer, la rutina de los campesinos implicaba un descanso algo más frecuente:

  • a las 10 de la mañana;
  • a la 1 de la tarde;
  • y a las 4 de la tarde.

¿Quién trabaja realmente más: el oficinista moderno o el siervo?

Pero es más complicado con los salarios: el campesino, por un lado, no los tenía en el sentido habitual de la palabra. Por otro lado, había una especie de impuesto sobre la renta, que era en especie: como se sabe, el propietario tenía que pagar a partir de un cuarto, un tercio o incluso la mitad de la cosecha de la tierra.

Vacaciones

Y en este punto es probable que los oficinistas envidien a los campesinos: según diversos cálculos, había unos cien días de fiesta en un año, algo más de la cuarta parte. Estos días festivos eran eclesiásticos, y la gran mayoría de los campesinos estaban exentos de trabajar en ellos.

Sin embargo, incluso en ellas (excluyendo las muy estrictas, en las que se consideraba pecado trabajar), el campesino a menudo no descansaba, sino que se dedicaba al comercio: pesca, apicultura (recogida de miel de abejas silvestres), caza. Era una especie de trabajo manual moderno al margen.

No hay que olvidar los períodos de frío, en los que se podía olvidar el duro trabajo en el campo. Durante estos periodos el terrateniente no podía encontrar trabajo para un siervo, lo que significaba que en realidad se le abandonaba a su suerte.

Para los oficinistas no existían esas grandes «vacaciones»: incluso tomarse una licencia de, por ejemplo, tres meses era problemático: por no hablar de los gastos de manutención, durante este periodo uno podía quedar despedido de su empleador y encontrar más tarde un nuevo trabajo.

¿Quién trabaja realmente más: el oficinista moderno o el siervo?

Nuestro veredicto

Los campesinos siervos (así como los esclavos), dada la naturaleza principalmente física de su trabajo, seguían siendo más duros que los oficinistas modernos. Sin embargo, estos últimos, a diferencia de sus lejanos antepasados, tienen que trabajar casi todo el año: hay pocas temporadas «libres» en las que no haya trabajo o éste sea muy escaso.

Pero aunque a los campesinos se les proporcionaba trabajo en su mayor parte (mientras que nosotros tenemos que buscarlo), les faltaba, quizás, lo principal, sin lo cual la vida del hombre moderno apenas tendría sentido:

Los siervos no tenían libertad personal y no podían administrar su tiempo como querían.

Por desgracia, a pesar de la abolición de la esclavitud y la servidumbre en la mayoría de los países del mundo, este problema persiste hasta hoy. Todavía hay millones de personas que no son libres de elegir su ocupación y empleo.


No more posts
No more posts