¿Qué se necesita para influir en otras personas? Las reglas de Karl Marx

¿Qué se necesita para influir en otras personas? Las reglas de Karl Marx

En la vida, cada vez es más difícil ser una persona dispuesta no sólo a lograr sus objetivos, sino también a motivar a los demás. Muchas personas simplemente no se preocupan por la gente que les rodea, no se preocupan por lo que otras personas consiguen o no consiguen, no les interesa nada ni nadie más que ellos mismos.

¿Es correcto ser ese tipo de persona, completamente indiferente a todo? ¿Es tan importante estimular a los demás si se tiene ese poder? Sí, es una habilidad muy importante.

En todo momento, la gente siempre ha elegido para sí a un hombre que tenía una energía increíble y el peso de su propia palabra para dirigir a los demás.

En todas partes de la historia ha habido un hombre que se convirtió en rey y líder de su pueblo. ¡Qué discursos tan motivadores pronunció para reunir al pueblo e infundirle fe!

En cada batalla un hombre así iba con sus soldados para ser en su persona no sólo un líder sino también un motivador para la batalla. Lo más importante es que no todo el mundo tiene la capacidad de liderar a su pueblo e infundir la misma esperanza que está dispuesta a cambiar las mentes.

En general, es bastante difícil influir en los que te rodean, porque el mundo es diferente ahora, y las actitudes han cambiado mucho. El comportamiento de la gente en el siglo XXI es completamente diferente al del siglo pasado. La gente se ha vuelto mucho más terca, demasiado perezosa e incluso poco inteligente.

Por eso es difícil dirigir a esas personas, es imposible motivarlas, no es interesante trabajar con ellas, no quieren en absoluto dirigir. Como dijo Marx:

Cada uno de nosotros se convierte realmente en lo que es a los ojos del otro.

Incluso si usted tiene cualidades tales como la capacidad de demostrar su propia rectitud y la corrección de sus propias acciones, entonces no hay gente proactiva no te siguen, no importa cómo se intenta.

Pero si todavía se las arregló para hacerlo – que significa que usted es la persona que está dispuesta a llevar a los demás. Y es importante desarrollar esta maravillosa cualidad, porque los momentos de liderazgo deben ser. La sociedad siempre ha seguido a la persona más sabia, activa y decidida, es más fácil para la sociedad vivir así.

Observa a los que mantienen unido al colectivo. ¿Qué dice y hace esa persona? Fíjate en cómo les motiva para conseguir sus propios objetivos, escucha cómo les habla, qué consejos les da, qué situación cita como ejemplo.

Como ves, no sólo tienes que estar dispuesto a aceptar a la gente y convertirte en su mentor, sino que tienes que tener una responsabilidad con ellos, y tienes que tener un incentivo para que la gente crea realmente en lo que está haciendo. Resulta que tú mismo debes ser también la motivación número 1 para esas personas.

El ingenioso Karl Marx dijo una vez una frase muy sabia:

Si quieres tener un impacto en otras personas, tienes que ser el hombre locomotora. Es decir, tienes que estar dispuesto a arrastrar literalmente a la gente detrás de tus ideas y animarla a avanzar.

Y si no tienes ese tipo de fervor. Y si no estás preparado para convertirte en una locomotora. Y si no tienes suficiente incentivo para hacerlo, entonces no deberías aceptar la tarea. No necesitas ser un líder, por muy bonito que parezca el panorama.

¿Por qué no? Simplemente no es suficiente. No es suficiente para que la gente te siga, o para que tengas algún efecto sobre los demás.

El liderazgo es una pesada carga; es una enorme carga de responsabilidad. No todos los individuos son capaces de afrontarla.

Por supuesto, para ser una persona influyente no hace falta ser un líder. Pero aún así hay que desarrollar estas habilidades:

  • Habilidades de comunicación;
  • Empatía;
  • Habilidades de persuasión.

Una vez desarrolladas estas habilidades, podrás influir eficazmente en las decisiones de las personas que te rodean.

Sin embargo, prepárate para las dificultades. Esto es lo que dijo Marx:

Convertirse en una persona influyente no es fácil. Hay que encontrar los incentivos que impulsen las aspiraciones de la gente.

Si tienes éxito y consigues «llegar» a la persona, ésta ha tomado una decisión, ha pensado en muchas cosas y ha dado el primer paso basándose en tus consejos y motivación, significa que has podido influir en ella. Significa que todo este trabajo no fue en vano y que sabes cómo influir en los que te rodean.


No more posts
No more posts