¿Cómo resistir a los arrogantes?

¿Cómo resistir a los arrogantes?

Seguro que al menos una vez en tu vida has tenido que comunicarte con una persona que intentaba demostrar su superioridad. Que, por cierto, a menudo resulta ser artificiosa. Pero darse cuenta de la verdadera naturaleza de las personas arrogantes no hace que la comunicación con ellas sea agradable. Consideremos cómo resistirse a ellas.

El quid del problema

Las razones del comportamiento arrogante de tu interlocutor pueden variar, pero las principales son:

  1. Un sentido de derecho. Cuando te comportas de forma insegura y encorsetada, dando la impresión de ser una persona indefensa, siempre habrá alguien que se aproveche de ello;
  2. Manipulación. Detrás de lo habitual, al parecer, la grosería puede esconder un elaborado sistema mediante el cual sus emociones serán fácilmente controladas;
  3. Hostilidad. Algunas personas se comportan de forma arrogante con aquellos que les parecen indignos de la comunicación. La mayoría de las veces esto es causado por una educación y un patrón de comportamiento particular en la familia;
  4. La grosería. La razón más inocua, en mi opinión – una persona simplemente no entiende que se comporta de forma indiscreta y puede herir mucho a alguien. Ser grosero es ya un hábito en su vida.

11 formas de enfrentarse a los arrogantes

Veamos cómo resistir a las personas arrogantes.

Limitar la comunicación

Una solución sencilla es dejar de comunicarse. Algunos dirán que esto es una forma de escapar del problema, pero yo creo que de esta forma ahorras fuerzas y no pones a prueba tu paciencia. Ignora, corta toda comunicación, asegúrate de no tener nada en común. Lo que sea, pero no te dejes imponer a tu costa.

Mantén la distancia

Si no hay posibilidad de romper la comunicación en absoluto, intenta alejarte de la persona arrogante a una distancia aceptable. En sentido literal y figurado. No reacciones a sus payasadas, compórtate con calma y profesionalidad. Mostrar emoción es lo peor que puedes hacer.

Discutir el problema

En caso de que la persona no entienda lo desagradable de su comportamiento, intenta explicárselo. Describe con calma la naturaleza del conflicto y sugiere una forma de rectificar la situación.

Imita a

Todos los manipuladores y las personas tóxicas desconfían de las personalidades que se les parecen. En la comunicación, podrías decir, contigo mismo, una persona arrogante no lo soportará. Así que empieza a imitar todas sus acciones y su comportamiento.

Evalúe su entorno

Fíjate bien para ver si esa persona es la única que se comporta así contigo. También puedes preguntar a conocidos comunes qué piensan de él. Si resulta que nadie más ve el problema, entonces no es arrogancia en absoluto, sino una aversión personal. Intenta resolver el conflicto hablando y discutiendo los agravios.

Reprende a la persona

Cuando sientas que la persona se está pasando de la raya, haz un comentario correcto. Recuérdale a la persona insolente que hay otras opiniones, que la verdad no pertenece a nadie y que, en general, puede estar equivocada.

Esto se consigue fácilmente con las frases «Siento interrumpir, pero…», «Puede que no quieras parecer arrogante, pero…». Lo principal es hacerlo con calma, sin levantar la voz.

Encuentra un aliado

A veces las personas arrogantes pueden ser unos auténticos chiflados. Es poco probable que puedas comunicarte con esas personas en privado sobre un tema controvertido. En tal situación, intenta involucrar a otras personas en tu conversación: un tercero puede ayudar a resolver el conflicto. Otra salida es encontrar un aliado con el que enfrentarse juntos a la persona arrogante.

Poner límites

Es especialmente difícil comunicarse con una persona arrogante si se trata de un compañero de trabajo o de un familiar, y tienes que enfrentarte a él cara a cara todos los días. En ese caso es especialmente importante no perder la concentración, seguir con tu horario y trabajo, evitando enfrentamientos y comunicaciones innecesarias. Marcar los límites entre vosotros puede ser un factor clave en la interacción con una persona arrogante.

Acepta los ataques

Según los psicólogos, a veces es inútil discutir con una persona que sólo acepta su punto de vista. En lugar de gastar energía en cambiar de opinión, puede simplemente dar la razón a su interlocutor. Esta técnica se llama aikido psicológico.

Estando de acuerdo con los ataques de un hombre arrogante, puedes exponer su maldad. Él no espera ese comportamiento de usted, por lo que se rendirá rápidamente.

Utiliza los halagos

Al insultarte y desvalorizarte, la persona arrogante espera que intentes defenderte y responder de la misma manera. Pero la cuestión es que la confianza en sí mismo de una persona así no puede ser «penetrada» simplemente con palabras desagradables. Por lo tanto, no tiene sentido iniciar un juego de ataques de este tipo.

El psiquiatra Mark Goulston cree que hay que halagar a las personas arrogantes. Al igual que en el aikido psicológico, la persona no espera que estés de acuerdo con ella. Por lo tanto, se confundirá cuando escuche palabras agradables de un vis-a-vis.

Utilizar el método de «daño por choque»

Este método le ayudará si una persona utiliza frecuentemente el sarcasmo, tanto para atacar a la otra persona como para defenderse.

La esencia del método de «daño antigolpe» es la capacidad de mantener una pausa después de escuchar el sarcasmo. Durante ella podrás concentrarte, y tu oponente recibirá la señal de que su plan se ha revelado y no has conseguido provocarle.

Después de la pausa, tienes que responder con el estilo de un hombre arrogante. En respuesta a tu afirmación, empezará a negar, tratando de pensar en una nueva estrategia en paralelo. Espera un poco más hasta que la tensión disminuya, y luego mueve la conversación en otra dirección.


No more posts
No more posts