Normas anticuadas: ¿Por qué trabajar 8 horas al día es improductivo?

Normas anticuadas: ¿Por qué trabajar 8 horas al día es improductivo?

La jornada laboral de 8 horas es estándar en muchas industrias. Henry Ford calculó que es un tiempo eficiente en el que un trabajador puede producir el máximo de producto sin perder productividad por la fatiga.

Sin embargo, ahora estamos en el siglo XXI y en las fábricas de Ford trabajan sobre todo robots. Y muchos economistas opinan que no tiene sentido trabajar 8 horas cuando el mismo trabajo puede hacerse en 5-6 horas.

Una jornada laboral de ocho horas sigue teniendo sentido si las personas realizan un trabajo fluido. Pero para el trabajo creativo e intelectual, ese planteamiento no sólo es ineficaz, sino incluso destructivo.

¿Por qué la jornada laboral de 8 horas no es adecuada para todos?

La jornada laboral de ocho horas comenzó como un sueño socialista. El autor de la idea se considera el propietario de una fábrica textil y reformador social de Gales, Robert Owen. Fue él quien a principios del siglo XIX pidió la introducción de «ocho horas de trabajo, ocho horas de recuperación y ocho horas de descanso». Y era una idea mucho mejor que la jornada laboral de 12 o 14 horas que se aceptaba en la época, incluso para los niños.

Durante los 100 años siguientes, los sindicatos estadounidenses defendieron y presionaron para que se adoptara la norma de las ocho horas en diversas industrias. Henry Ford lo convirtió en norma en 1926 al establecer una semana laboral de cinco días y 40 horas en las fábricas de su empresa. En 1940, el Congreso estableció oficialmente la semana laboral de 40 horas en Estados Unidos.

Hoy en día sólo hay un problema: Es casi imposible trabajar ocho horas al día en muchos tipos de trabajo. Como la mayoría de las personas que opinan y reflexionan sobre la productividad, me refiero a los trabajadores mentales: los que trabajamos ante un ordenador, en una oficina o en casa. Especialmente los que crean algo: escritores, programadores y diseñadores gráficos.

Francamente, creo que ocho horas al día es demasiado para el trabajo en una fábrica, un restaurante, un centro de llamadas o una tienda, y tenemos que replantearnos y cambiar esa norma en todos los sectores.

Soy un escritor que trabaja desde casa, así que mi horario es mi responsabilidad. Esto es a la vez maravilloso y terrible. Al igual que muchos trabajadores mentales, al final del día suelo pensar: «¿A dónde se han ido todas esas horas? ¿Qué he hecho realmente hoy?». Y a diferencia de la gente que va a la oficina, no puedo decir: «¡Oh, he ido a la oficina!». No tengo ningún criterio externo de productividad, salvo la idea culturalmente arraigada de trabajar ocho horas al día, cinco días a la semana.

Para saber a qué dedico mi tiempo y si encajo en esta métrica arbitraria inventada para los obreros de las fábricas del siglo XIX, criminalmente explotados, instalé RescueTime. Básicamente, me espío a mí mismo con la aplicación. Rastrea todo lo que hago en mi ordenador y me muestra cuánto tiempo trabajo cada día y qué hago realmente durante ese tiempo. Es escalofriante, pero me gusta.

Hace poco tuve una semana excepcionalmente ocupada y estresante en el trabajo, ya que estaba terminando un largo artículo para una revista y escribiendo una noticia urgente sobre un tema técnico. Hacer ambas tareas al mismo tiempo fue definitivamente muy difícil. Me sentí fatal durante esos días -deprimido, ansioso, no comía bien y no hacía mucho ejercicio- y cuando terminó ese periodo, me puse enfermo enseguida.

Cuando miré las estadísticas de RescueTime de esos días (de miércoles a lunes), resultó que un total de 35 horas y 17 minutos se dedicaron al trabajo. No descansé el fin de semana: trabajé dos horas el sábado y más de siete horas el domingo. Mi productividad fue alta, con una media del 84%, pero a juzgar por los informes semanales de RescueTime, no es prohibitiva. (Me complace presumir de que suelo dedicar menos de 30 minutos al día a Twitter, algo que nunca habría imaginado antes de instalar RescueTime, y que sigue sorprendiéndome. Pensaba que Twitter se comía mis días. Pero no, todo se trata del correo electrónico…)

Incluso durante una semana inusualmente ocupada para mí, no trabajé 40 horas. No llegué a trabajar ocho horas al día, aunque estuve cerca de hacerlo algunas veces, trabajando más de siete horas durante tres días. Sin embargo, es más de lo que suelo hacer. En comparación, durante una semana rutinaria de octubre sin grandes plazos, trabajé 27 horas y 11 minutos con una productividad media del 82%. Normalmente, según RescueTime, mi tiempo en el ordenador es de 20 a 30 horas a la semana (por supuesto, no siempre trabajo en el ordenador, pero sí lo suficiente como para que sea una métrica útil).

Me sentiría peor si los otros escritores del grupo de Slack al que pertenezco no hablaran de cuánto trabajan. Resulta que nadie pasa regularmente ocho horas al día haciendo esto. La mayoría está en el rango de cinco a seis horas. Y hasta que no compartimos nuestras experiencias con los demás, todos nos sentimos secretamente culpables y perezosos.

Muchos de los miembros de este grupo somos autónomos. Pero estoy seguro de que si haces un seguimiento del tiempo de los trabajadores mentales en la oficina como yo hago con el mío, es poco probable que veas 40 horas para nadie. Cuarenta horas de disponibilidad, sí. Cuarenta horas en la oficina. Cuarenta horas de pensar en el trabajo, como mínimo, y probablemente más. Pero, ¿cuánto tiempo haces realmente algo, escribes algo, creas algo? No se puede hacer eso durante ocho horas al día sin venirse abajo.

Esto es lo que el gurú de la productividad Cal Newport llama «trabajo profundo». El trabajo profundo, que requiere una concentración total y maximiza las propias capacidades intelectuales y creativas, es vital para muchos tipos de actividades, así como para la felicidad. Después de sumergirse en el trabajo profundo, uno siente satisfacción y orgullo. Pero permanecer en este estado de intensa concentración durante más de tres o cuatro horas al día es realmente difícil.

Por tanto, si el trabajo profundo es la parte más importante de tu actividad, pero tienes una jornada laboral de ocho horas, estás esencialmente condenado a dedicar las cuatro o cinco horas restantes a actividades externas y a vagar por Internet.

No estoy diciendo que no tengas que responder a correos electrónicos, enviar facturas o realizar entrevistas. Ni siquiera digo que no tengas que dedicar tiempo a las redes sociales. Todos los trabajos más creativos e independientes tienen una parte administrativa, y las redes sociales son divertidas, si no ocupan toda tu vida.

Pero probablemente no necesites cuatro o cinco horas al día para eso, ¿verdad? Así que, ¿por qué no hacer el trabajo profundo, luego hacer el resto y terminar? Probablemente te lleve menos de ocho horas. Y eso está bien. Esa es la cuestión.

Para mí, el día de trabajo creativo ideal es de cinco horas. Una hora para entrar en calor y conectar con el equipo y el mundo, tres horas para centrarme en un proyecto o quizá dos, y una hora para relajarme, planificar el día siguiente y asegurarme de que no me he perdido nada importante. No soy el único que piensa que este es el mejor enfoque del trabajo. Hace poco, en el New York Times, se hablaba de una empresa alemana que tiene una estricta jornada laboral de 8 a 13 horas:

Para apoyar este nuevo enfoque, [el director de la empresa] obliga a los empleados de la oficina a dejar sus teléfonos en sus bolsos y bloquea el acceso a las redes sociales. Las normas estrictas reducen el tiempo dedicado a las reuniones (la mayoría de las cuales se limitan a 15 minutos o menos). Y lo que es más importante, ahora los empleados solo consultan su correo electrónico de trabajo dos veces al día: nada de correspondencia larga que les reste atención, ni de consultar a escondidas los mensajes entrantes durante la cena o los eventos deportivos de los niños.

No es de extrañar que se pueda ser más productivo en cinco horas en un entorno así que en ocho horas en una oficina normal, si es que se está creando algo. Por supuesto, hay muchos trabajos de oficina importantes que no se pueden hacer en cinco horas: recursos humanos, gestión, incluso la edición, que tiene mucho menos que ver con la escritura de lo que se piensa.

También me pregunto cómo se sienten los empleados con las normas. ¿Tienen la oportunidad de conocer a sus colegas lo suficiente como para sentirse unidos a ellos, o todo el mundo se limita a saludar con la cabeza durante los descansos? No me gustaría trabajar en una oficina en la que los compañeros se sintieran como extraños, sin importar cuántas veces tenga que revisar los correos electrónicos.

Pero para los que nos dedicamos a un trabajo creativo, concentrado y relativamente solitario, cinco horas son suficientes. A veces es más que suficiente. Te quito ese peso de encima. Ve y disfruta por fin de tu día de trabajo.


No more posts
No more posts