Cuanto más conseguimos, más no nos basta. La filosofía de Immanuel Kant

Cuanto más conseguimos, más no nos basta. La filosofía de Immanuel Kant

El filósofo alemán Immanuel Kant sigue siendo considerado uno de los mayores pensadores de la historia de la humanidad. Falleció hace más de 200 años, pero sus dichos siguen siendo relevantes hoy en día.

Veamos qué razonaba el gran Kant y con qué facilidad podía explicar los complejos procesos de la vida.

Sobre la responsabilidad de nuestras vidas

Kant sostenía que las personas crean sus propios problemas y las condiciones en las que se ven obligadas a sufrir.

¿Quién se convierte en un gusano rastrero puede luego quejarse de ser aplastado?

Y es difícil discutirlo. Si mantienes las manos en alto, no dejas que los demás se aprovechen de ti o te humillen, siempre estarás en la cima. Y si lo haces, no te quejes, sino arregla la situación.

Sobre el sentimiento de insatisfacción

¡Piensa en una persona que haya sido 100% feliz con su vida! ¡Seguro que no hay ninguna!

¡Cuántas veces nos quejamos del destino, teniendo incluso más de lo que necesitamos para ser felices! ¿Cuántas veces estamos insatisfechos con nuestros buenos hijos y cónyuges que se equivocaron?

Sentirse insatisfecho con la vida y con nosotros mismos es el problema humano más común. Aprovechando esta peculiaridad nuestra, los mayores fabricantes de bienes nos animan a hacer nuevas compras, los diseñadores crean nuevas colecciones de ropa para obligarnos a seguir la moda…

Cuanto más tenemos, más no nos basta. Dale a una persona todo lo que quiere, y en el momento en que lo haga, sentirá que ha sido privado. Que realmente no lo es todo.

La insatisfacción es un gran impulsor de los sueños y las acciones de las personas. Por un lado es un eterno tormento y una interminable «persecución de zanahorias», por otro lado el sentimiento de insatisfacción es una gran motivación para el desarrollo de la humanidad.

Una persona rara vez piensa en la luz de la oscuridad, en la felicidad de los problemas, en la satisfacción de la miseria. Por el contrario, una persona siempre piensa en la oscuridad de la luz, en los problemas de la felicidad, y en la pobreza de la prosperidad.

Sobre el foco de atención

Los psicólogos nos han hablado repetidamente de los beneficios del pensamiento positivo, del hábito de notar ante todo lo bueno del mundo que nos rodea. La belleza está en el ojo del que mira, decían los clásicos. Y si centramos nuestra atención principalmente en lo bueno, la vida se vuelve automáticamente más fácil e interesante.

Esta era también la opinión de Kant. Él argumentaba:

Uno mira en un charco y ve barro, el otro ve las estrellas reflejadas en él.

Nuestra mentalidad y nuestro pensamiento son los principales impulsores de nuestra felicidad. Es como si tuviéramos un caleidoscopio instalado en nuestros ojos que hace un patrón de nuestras experiencias, nuestros sentimientos y nuestros estados de ánimo. Por eso, al mirar a una misma persona, diferentes personas tienen ideas distintas sobre ella. Algunos piensan que es hermosa, otros que es fea.

Sobre la imposibilidad de comprender la naturaleza humana

Durante miles de años, pensadores y científicos han tratado de desentrañar cómo funciona el cerebro humano y el mundo en general. Sin embargo, cuanto más aprendemos sobre nosotros mismos y el universo, más parece que nos alejamos de la verdad.

Hay muchas teorías e hipótesis sobre cómo está organizado todo, pero la vida nos depara periódicamente sorpresas inesperadas que las desmienten por completo. Entonces, ¿dónde está la verdad y es necesario buscarla?

Esto es lo que dijo Kant al respecto:

Si un día un ser de orden superior se hiciera cargo de nuestra crianza, entonces veríamos realmente lo que puede salir de un ser humano.

Sobre nuestros miedos

El miedo a la enfermedad y a los achaques, un deseo maníaco de cuidar la salud que traspasa los límites de la normalidad, todo esto, según Kant, no prolonga, sino que acorta los días. Si sobrevaloramos la importancia de cualquier acontecimiento o hecho, creamos un potencial excedente de energía, y las fuerzas del mundo exterior tratan de extinguir este desequilibrio.

No en vano se dice que los miedos más aterradores de muchas personas se hacen realidad por alguna razón, ¡porque los mantienen constantemente en su mente!

Kant habló de este fenómeno de forma sencilla y clara:

Si una persona está constantemente pensando en cómo prolongar su vida, nunca disfrutará de la vida que tiene ahora.

Sobre la prueba de la existencia de Dios

Immanuel Kant no era creyente, pero no negaba la existencia de Dios. Decía que, en cualquier caso, había que vivir como si existiera. Al fin y al cabo, es la fe la que despierta en el hombre el deseo de actuar con conciencia y empatía por el mundo que le rodea.

El cielo estrellado y los planetas lejanos nos hacen temblar. Nos maravillamos ante lo que está más allá de nuestro control. La humanidad está programada para buscar un camino mejor para sí misma, para buscar un poder superior. Es natural.

Sin embargo, el propio Kant no admitió ser agnóstico y criticó ferozmente el escepticismo. Y sus críticos le acusaron de excesivo idealismo. El gran filósofo afirmó:

Hay dos cosas que me atestiguan la existencia de Dios: las estrellas sobre mí y la conciencia en mí.

Kant decía que el conocimiento de la naturaleza divina de las cosas está incrustado en cada ser humano como un programa básico: nacemos con este conocimiento. Y si el Todopoderoso existe, sentimos los signos de su existencia en lo más profundo de nuestro ser, a nivel intuitivo.


No more posts
No more posts