Vampiros de energía. ¿Cómo responder a sus ataques?

Vampiros de energía. ¿Cómo responder a sus ataques?

El vampirismo psicológico es un fenómeno bastante común, aunque no sea manifiesto. No siempre es posible comprender que alguien ejerce tal influencia sobre uno. Y, por cierto, el propio «vampiro» no siempre es consciente de que perjudica a alguien con sus frases poco meditadas.

¿Sabías que las personas tóxicas pueden incluso desear el bien a una persona de todo corazón? Al hacerlo, pueden restarle a su «víctima» paciencia, fuerza física y moral. Es especialmente difícil cuando ese vampiro energético es tu amigo o familiar.

No es necesario bailar al son de otra persona, es hora de resistir la acción del «vampiro». Inconscientemente, este tipo de personas quieren ponerte nervioso, tensarte, cometer errores, deprimirte. Prepárate para los ataques del vampiro energético, y sabe qué responder a sus frases.

Debes tener autocontrol y una mente fría, sólo así podrás ganar una batalla tóxica. Controla tus impulsos para salir de la batalla con las menores pérdidas posibles.

No podrás dejar de comunicarte por completo, por ejemplo, con tu madre o con otra persona cercana a ti. Y realmente no quieres entrar en conflicto. Si reaccionas con negatividad a lo negativo saliente, sólo conseguirás empeorar tu situación. Al fin y al cabo, a veces eso es exactamente lo que el «vampiro» intenta hacer: picarte, acabar contigo, hacerte daño.

Aquí tienes frases que suelen decir los vampiros energéticos, y frases que te ayudarán a neutralizarlas.

«¡Nadie te querrá como yo!»

No está claro cómo una persona puede estar tan segura. Y por qué debería creer sinceramente en tales palabras. Hay un montón de gente en el mundo, diferentes personas, por lo que no todo está perdido. No deberías escuchar esta frase, para creer en ella. Después de todo, sólo te estás menospreciando a ti mismo, pensando que no eres digno de más de lo que ya tienes.

La respuesta a la frase es sencilla: «Eso no es en absoluto cierto».

«¡No puedes hacerlo!»

Por cierto, muy a menudo son las madres las que dicen esto a sus hijos, ensordeciendo así tanto su autoestima como su deseo de avanzar en una determinada dirección. Sí, la persona puede seguir devaluando todos tus logros, pero debes saber que debes beneficiarte de ello. ¡Deja que tu confianza crezca!

La respuesta correcta a esta frase es: «¡Puedes seguir tirándome al suelo, pero seguiré teniendo éxito y conseguiré lo que quiero!».

«No puedes hacer nada sin mí»

El cuidado y la custodia excesivos son a veces muy estresantes. Si una persona tiene brazos, piernas, algo para saciar su sed y un techo sobre su cabeza, podrá hacer frente a cualquier tarea.

La respuesta a esta frase es: «Puedo hacer cualquier cosa, y es evidente».

«No puedo vivir sin ti»

Este es otro cuento que no hay que creer. Esta frase se pronuncia para hacer que una persona se sienta culpable y sienta que no ha dado algo al «vampiro».

La respuesta a la frase: «Es hora de aprender a ser responsable de ti mismo, puedes hacer cualquier cosa».

«¡Es tu culpa!»

Hay algunas personas que son magistrales a la hora de hacer que una persona se sienta culpable. Por supuesto, todo es culpa tuya, y todo lo que ocurre a tu alrededor y todos los fallos del «vampiro» también son culpa tuya.

La respuesta a la frase: «Yo no tengo la culpa de nada, y es mejor que vayas a un psicólogo, y le culpes de todos los pecados mortales».

«¡Piensa en mis sentimientos!»

Aquí no está nada claro por qué hay que hablar y actuar de manera que no se hiera de ninguna manera el alma vulnerable del «vampiro»…

La respuesta a la frase: «Tengo una vida propia, y sólo pensaré en ella».

«¡Lo estás haciendo todo mal!»

¿Cómo es que una persona tiene derecho a decirte lo que haces bien y lo que haces mal? ¿Es tu jefe?

Si no lo es, la respuesta a la frase es sencilla: «Estás usando una frase poco constructiva. ¿Hay algo de fondo?».

Es muy difícil soportar los ataques de un vampiro de energía, pero realmente se puede hacer. A este tipo de personas les gusta mucho presionar la piedad, inducir la culpa en el oponente, tocar un nervio. Aprende a contener tus emociones y no dejes que nadie se meta en tu cabeza. Deja que la gente aprenda a respetar tus límites personales.


No more posts
No more posts