Las reglas de la vida de Vito Corleone

Las reglas de la vida de Vito Corleone

Don Vito Corleone (28 de abril de 1891 – 29 de julio de 1955), apodado «El Padrino», fue el principal protagonista de la novela de Mario Puzo El Padrino y de la película de Francis Ford Coppola basada en ella. Encabezaba uno de los clanes más poderosos de la mafia italoamericana, la familia Corleone.

Vito era conocido como un hombre muy leal y generoso con sus amigos y aliados, pero siempre dispuesto a vengarse si le traicionaban. También era un padre y marido muy cariñoso con su familia. Al haber perdido a toda su familia de niño a manos de fuerzas externas, Vito valoraba a la familia por encima de todo, y como durante su huida de Sicilia sobrevivió gracias a la amabilidad de los desconocidos, consideraba la amistad y la buena voluntad casi tan importantes como la familia.

El prototipo de Vito Corleone es uno de los personajes de hombre fuerte más llamativos y famosos del mundo. Esto se debe en gran medida al éxito de la película de Francis Ford Coppola El Padrino, que ganó numerosos premios de la Academia y, a pesar de tener casi 50 años, sigue siendo una de las películas más populares del mundo.

Veamos cuáles son los principios y reglas de la vida de Don Corleone:

  1. El primer deber del hombre es mantenerse vivo. Y luego viene lo que la gente llama honor;
  2. Si muestras generosidad, dale a esa generosidad un toque personal;
  3. En el día de la boda de su hija, ningún siciliano puede rechazar una petición. Y ningún siciliano dejaría pasar una oportunidad así;
  4. Si un hombre no se ha convertido en un verdadero padre para sus hijos, no es un hombre;
  5. La amistad lo es todo. La amistad es más grande que el talento. Más fuerte que cualquier gobierno. La amistad significa sólo un poco menos que la familia. Nunca lo olvides;
  6. Todos tenemos algo que decir sobre nuestras desgracias. No voy a hacer eso;
  7. A menudo me siento atraído a juguetear en el jardín. Calma mis pensamientos. Es mejor hacer vino casero cuando los racimos se derraman que preocuparse en vano;
  8. Si estás frente a una persona de negocios hazle una oferta que no pueda rechazar;
  9. Soy una persona supersticiosa, me avergüenza admitirlo, pero ¿qué puedo hacer?;
  10. Un agente de la ley con un maletín saquea más que cien ignorantes con ametralladoras;
  11. Nunca te enfades, nunca amenaces, y haz que una persona piense bien. El principal arte para mantener el autocontrol es no ignorar ni los insultos ni las amenazas y poner la mejilla izquierda cuando te abofetean en la derecha;
  12. Algunas deudas llegan a ser tan grandes que pueden quebrar hasta la fuerza más fuerte;
  13. Nada me es tan ajeno en esta vida como la despreocupación. Las mujeres y los niños pueden permitirse vivir sin preocupaciones, pero los hombres no;
  14. No puedes decir «no» a la gente que quieres, al menos no a menudo. Ese es el secreto. Cuando tengas que hacerlo, tu «no» debe sonar como un «sí». O haz que ellos mismos digan «no». Y no escatimes tiempo ni esfuerzo;
  15. Los accidentes no ocurren a los que se toman los accidentes como insultos personales;
  16. ¿Qué pasaría en la tierra si la gente, en contra de toda razón, sólo estuviera interesada en ajustar cuentas con los demás? ¿No es ésa la maldición de Sicilia, donde los hombres están tan ocupados con rencillas de sangre que no tienen tiempo para ganar el pan para la familia?;
  17. Prefiero ser conservador y razonar a la vieja usanza, en lugar de perseguir constantemente todo lo nuevo;
  18. Siempre es mejor que un amigo subestime tus virtudes y un enemigo exagere tus defectos;
  19. La venganza es un plato que sabe mejor cuando se enfría;
  20. No somos abogados para darnos avales certificados. Somos hombres de honor;
  21. En todo hay que saber cuándo parar. Si te pasas de la raya, prepárate para las consecuencias;
  22. Una cosa es el whisky, el juego, incluso las mujeres. Estas cosas se pueden hacer. Es lo que el alma exige a muchos y lo que está prohibido por los padres de la iglesia y el estado. Otra cosa es el trato con las drogas;
  23. Quién sabe si uno de los hijos de mis nietos llegará a ser gobernador o incluso presidente; aquí, en Estados Unidos, nada es imposible;
  24. La vida es bella. Y eso es todo lo que hay que saber al respecto;
  25. Si yo fuera todopoderoso, mostraría más misericordia que Dios.

No more posts
No more posts