Una parábola sobre cómo comunicarse de forma competente con la gente enfadada

Una parábola sobre cómo comunicarse de forma competente con la gente enfadada

La gente puede estar enfadada por diversas razones. Por ejemplo, el famoso filósofo francés Jean-Paul Sartre llegó a esta conclusión:

La gente inteligente no se enfada, porque la ira implica una visión limitada del mundo.

Las causas también pueden ser la herencia, la educación y el entorno de la persona. Pero la causa más importante de la ira será contada en la parábola, y de ella la conclusión de cómo hay que comportarse con esas personas. Al fin y al cabo, comprender la causa es la clave para resolverla

Una parábola sobre la ira

En un pueblo había un profesor que era una persona mala y mezquina. Los niños se quejaban a menudo de él a sus padres porque era demasiado estricto, hacía comentarios injustos y les ponía malas notas. Pero, por desgracia, no había otros profesores en el pueblo, así que teníamos que aguantar esta situación.

Pero todo tiene un límite, y los padres empezaron a pensar en cómo resolver este problema. Así que fueron a pedir consejo al sabio local. Cuando el sabio les escuchó, les dijo:

Es simple, ¿no? La malicia es un tipo de enfermedad. Hay enfermedades del cuerpo, y la ira es una enfermedad del espíritu. El cuerpo se enferma por falta de vitaminas, y el alma se enferma por falta de amor. Por lo tanto, la mayoría de las veces las personas se enfadan y se vuelven dañinas, porque nadie las ha amado, y no han recibido amor de los que las rodean.

Y otras personas no lo entienden, y su ira es respondida con la misma moneda. Eso les hace estar aún más enfadados y tensos. Por supuesto, si esas personas son agresivas, hay que defenderse de ellas. Pero la única manera de cambiarlos, si no puedes alejarte de ellos, es ésta.

Deja que tus hijos, al menos, no reaccionen a sus payasadas, no respondan a su ira con ira, sino que intenten, en la medida de sus fuerzas, tratarle con amabilidad y con compasión. Con este enfoque, es seguro que su corazón se derretirá tarde o temprano.

Los padres dieron a los niños el consejo del sabio, y los niños cambiaron su comportamiento.

Empezaron a hablarle de forma amistosa, aunque a veces fuera grosero. Antes, le habían gritado, discutido e insultado cuando era injusto, pero ahora simplemente ignoraban sus palabras. Entre clase y clase bromeaban con él y sacaban diferentes temas interesantes. Y si había vacaciones, le hacían regalos.

Y unos meses más tarde se produjo un milagro: puso la primera nota alta a uno de los alumnos, cosa que nunca había hecho antes, y agradeció calurosamente a todos los niños su amabilidad con él. Desde entonces, las clases fueron una alegría para todos, y el ambiente en la escuela se volvió acogedor y confortable.


No more posts
No more posts